viernes, 22 de julio de 2016

Roger Federer jugará la Copa Hopman el próximo año 2017.

Saludos amigos/as.

Roger Federer ha anunciado que iniciará la próxima temporada 2017, jugando la Copa Hopman, torneo de exhibición a principio de año.

El suizo en los últimos tres años, ha comenzado su temporada jugando el ATP 250 de Brisbane (Australia), pero la próxima temporada ha preferido prepararse en la Copa Hopman, torneo de exhibición que no reparte puntos. Roger la jugó por última vez en 2002, donde ganó junto a su esposa Mirka.

La Copa Hopman la juegan 8 países invitados por el torneo, donde cada equipo está formado por dos tenistas del mismo país, uno másculino y otra femenina. Cada país compite en eliminatorias con otros países, donde disputan tres partidos (individual masculino, individual femenino y dobles mixto). Roger jugará con su compatriota Belinda Bencic.


jueves, 21 de julio de 2016

Wilson presenta la nueva raqueta de Roger Federer.

Saludos amigos/as.

Roger Federer tendrá nueva raqueta a partir de los Juegos Olímpicos de Rio. La marca Wilson, ha presentado el nuevo modelo con el que el suizo jugará a partir de ahora.

La raqueta en cuanto a características, es prácticamente igual a la actual, la gran diferencia está en la pintura, ya que el nuevo modelo es completamente negro, con partes en color mate y un diseño algo más novedoso.
Roger cambió de raqueta hace dos años, donde cambió su modelo de 90 pulgadas por la actual de 97, lo que suponía más potencia y al tener una cabeza de más tamaño, tiene más capacidad de golpeo en posiciones complicadas. El cambio de ahora según hace indicar, es para conseguir aun más potencia y velocidad en los golpes, pero hasta que no le veamos con la raqueta, no podemos sacar conclusiones.

Aquí les dejo fotos del nuevo modelo:







miércoles, 20 de julio de 2016

Lo que deja Wimbledon, el futuro de Federer, sus lesiones y las opciones de oro olímpico: Entre la esperanza y la incertidumbre

Ha terminado Wimbledon, el Gran Slam más tradicional, donde los más grandes del tenis en la historia han ganado. La hierba londinense ha tenido como ganador este año a Andy Murray, quien con este triunfo confirma su gran temporada, consolidándose en el 2 ATP, poniendose a 800 puntos del número 1 en la Race (que determina los 8 jugadores que van al Torneo de Maestros y pasa a ser el ranking oficial al comenzar este evento en el mes de Noviembre) y completando una primavera de ensueño con 5 finales consecutivas (Master 1000 de Madrid y Roma, GS de Roland Garros, ATP 500 Queen´s y GS de Wimbledon). y tres títulos: Roma, Queen´s y Roland Garros. De paso, Andy Murray, se sumó a Djokovic, en la lista de clasificados al torneo de Maestros. Además, Murray es el primer británico en los últimos 80 años en ganar dos o más veces Wimbledon, que sumado con su título en Copa Davis el pasado mes de noviembre  y el oro olímpico en singles en 2012, lo hacen el tenis británico más importante de la historia, dejando la sombra de Fred Perry, que se consideró el fucú o mufa de los tenistas briánicos, quienes luego de Perry y antes de Murray no ganaron GS alguno como tampoco Davis, ni han tenido un 1 ATP en la era abierta

La gran sorpresa de Wimbledon ha sido la eliminación temprana de Djokovic quien defendía el título y campeón de las ediciones 2011/2014/2015, en tercera ronda, ante Sam Querrey, tenista estadounidense, quien ya había vencido a Djokovic en el M1000 de Paris Bercy en 2012 (indoor - hard) luego de recibir del serbio un 6-0 en el primer set. Lo más inquietante, fue la declaración de Djokovic a los medios luego de su derrota, reconociendo que ha tenido un gran desgaste físico y mental, por lo cual, se bajo de la serie de cuartos de final de Davis con su país Serbia ante Gran Bretañna (serie que Serbia perdió de local 3-2) y no dió por segura su participación en el Master 1000 de Toronto.

El desempeño de Federer en Wimbledon era una incógnita. Con sus derrotas en césped, ambas en semifinales, en los ATP de Halle (donde Federer ha ganado ocho veces y llevaba 10 finales consecutivas, ante Zverev la joven promesa de 19 años, y primer tenista menor de 20 años en ganarle a Federer siendo éste top 10) y de Sttutgart (Ante Thiem, quien es el primer tenista nacido en los 90s que en la misma temporada derrota  dos o más veces a Federer), el suizo dejaba enormes dudas de su condición física y su tenis. Salvo el partido de cuartos de final ante Goffin, Federer no tuvo triunfios ante tenistas del top 15 ATP en esta gira en césped, donde por primera vez en 15 años jugaba dos torneos en esta superficie previos a Wimbledon.

Sin títulos ATP antes de Wimbledon por primera vez desde 2000, no había razones que llamaran al optimismo para el 18 GS en el suburbio londinense. Federer en sus 5 victorias entre Halle y Sttutgart necesito siempre ganar un séptimo juego en al menos un set, y demostró bajar mucho su condición física en partidos que se iban más allá de dos sets. Precisamente, sus derrotas con Zverev y Thiem, se dan cayendo en tres sets, con una tendencia a la baja en el físico del suizo a lo largo del partido. Se dependía más que nunca de un  cuadro accesible, sin tenistas especialistas que pudieran hacerle perder, al menos antes de semis. Y eso sucede. Federer no enfrentó tenistas top 30 ATP antes de cuartos de final, instancia donde tendría su primera gran prueba de fuego: Marin Cilic, croata que ganó el US Open 2014, siendo en ese torneo verdugo de Federer en semifinales.

El partido con Cilic resultó memorable. Federer logró por onceava vez remontar un 0-2 en sets en contra y ganó su partido 307 en grand slam, pasando a ser el tenista hombre o mujer, con más victorias en Grand Slam (superando a Martina Navratilova), salvando además tres match point en contra. Sin embargo, las 4 horas de partido en un tenista como Federer de 35 años serían una contra para el partido de semifinales contra Milos Raonic, ahora 7 ATP. El partido con Raonic fue similar al de Cilic: jugando contra un gran sacador, con puntos cortos, y mucha agresividad en el drive. Si bien Federer perdió el primer set 6-3, ganó los siguientes dos, y en el cuarto set estando 4-4 tuvo tres bolas de quiebre sirviendo Raonic, que de haber aprovechado, lo hubieran puesto en el décimo juego a servir para partido.

Sin embargo, Federer nunca pudo dominar plenamente a Raonic. Hubo la sensación que Raonic era quien ponía las condiciones del partido, sobre todo cuando Raonic alargaba los puntos (algo no común en el) y tiraba a las lineas del fondo, moviendo de lado a lado a Federer, buscando minar la condición física del suizo, luego de dos días de descanso y ya 20 sets acumulados en 10 días previos de competencia. Al final, Federer perdería su servicio en el 3 set; con un 6-4 a favor, Raonic llevó el partido a un quinto set donde la condición física de Federer se redujo ostensiblemente. Antes de comenzar el 5 set, Federer requirió asistencia del trainer, por calambres en su pierna derecha. Sin embargo, lo más grave fue el episodio del cuarto game donde Federer en una devolución a contra pie de Raonic, resbaló y se resintió de su rodilla izquierda, operada en Febrero y que lo sacó del circuito por casi tres meses este año luego del Australia Open. El desenlance, un 5 set donde Raonic ganó 6-3 clasificando a la final donde perdería con Andy Murray en sets corridos. Para Federer, significó su primera derrota en once semifinales de Wimbledon, única instancia en la que estaba Federer invicto en éste grand slam.  

Más allá de la derrota, el torneo de Federer es muy bueno, si se miran varios aspectos: su edad (casi 35 años), sus malos resultados en césped previos a Wimbledon, y la capacidad de haber jugado dos partidos de 5 sets, de forma consecutiva, en instancias de cuartos y final. Además, subió del puesto 13 al 9 en la Race, y se puso en la pelea para ir al Masters de Londres, cita a la que no falla desde 2002. Fue el cuarto grand slam consecutivo de Federer alcanzando semifinales, y con 34 años y 11 meses, se convirttió en el tenista de mayor edad en ser semifinalista en Wimbledon.

Pero por otra parte, hay aspectos preocupantes de Federer: su físico decae notablemente desde el 3 set de juego, su dependencia extrema del saque, la gran dificultad de restar y generar opciones de quiebre, muchos errores forzados con el revés, sea cruzado, bajo o con top (alto), y la falta de una estrategia clara de juego: Federer era indeciso en partidos ante Cilic y Raonic, subiendo a la red, buscando con agresividad en el drive, y un saque con variantes, evitar al máximo los intercambios.

Además, Federer completará en agosto 10 meses sin títulos, su período más largo sin títulos, desde 2001 cuando ganara su primer título ATP en Milán. Con la falta de títulos, la confianza se mina, y eso es evidente en Federer: la ansiedad por acortar los puntos, que muchas veces lo esta llevando en 2016 a arriesgar con el saque incurriendo en dobles faltas que en el caso de Raonic le costaron el 4 set, donde de 40-0 pasó a perder el 10 juego, así como el set, para llevar el partido a un quinto set, donde Raonic ganó por mejor condición física.

Las opciones de ganar títulos en 2016 se reducen para Federer. Le quedan dos torneos fetiche donde defiende título: Cincinnati, después de los Olímpicos de RIO, y el torneo de su país en Basel. A esto se suma que Federer ha reconocido la dificultad física que hoy le genera jugar dos semanas seguidas.

En cuanto a su lesión en la rodilla, Federer juega con mucha preocupación, y es evidente que evita los desplazamientos forzados, en particular cuando resta, buscando evitar una recaída en la lesión de la rodilla izquierda, lo que supondría apartarse del circuito ATP en lo que resta de la temporada.

Al terminar Wimbledon, Federer reconoció que tuvo un gran desgaste, que implicaría la dificultad de retornar pronto al circuito, y con los Olímpicos de RIO a mes y medio. Efectivamente, Federer anunció esta semana su baja del M1000 de Canadá que se alterna entre Toronto y Montreal cada año. Será la cuarta vez en los últimos 6 años que Federer no jugará en Canadá, y con ello completará cuatro torneos Master 1000 sin jugar esta temporada, su mayor número de ausencias en esta categoría desde 2000.

Hay un dato muy interesante al respecto. Estas son las ausencias en Master 1000 de Federer en la temporada desde que cumplió 30 años (Agosto 2011):

Indian Wells 2016 Miami 2013/15/16 Montecarlo 2012/13 Madrid 2014/16 Canadá 2012/13/15/16 Shanghai 2011 Bercy 2012

Es decir, sólo en Roma y Cincinnati, Federer no ha faltado a la cita en Masters 1000, en los últimos 6 años, lo que evidencia el paso de los años, y la mayor fragilidad física para enfrentar un calendario intenso en torneos grandes.

Vienen los Olímpicos de RIO. Se jugarán en pista dura, superficie en la que Federer jugó sólo 10 partidos en 2016, superficie en la que Federer, al comenzar RIO en agosto, habrá completado 6 meses sin jugar. Suena utopico pensar hoy que Federer pueda ganar su primer torneo sin fogueo previo en la superficie, y con tanta para a lo largo del año por su lesión de rodilla y la recaída en sus viejas dolencias en la espalda.

Federer ha anunciado que jugará sencillos, dobles (con Wawrinka) y mixtos (con Hingis), es decir, Federer puede acumular hasta 16 juegos, en sólo 7 días, lo que suena poco creíble en un tenista de 35 años. A priori, viendo la baja de Federer en Toronto, donde tenía su única posibilidad de foguearse en hard, antes de RIO, Federer parece tomar la cita olímpica, más que con la intención de obtener medallas, con el objetivo de coger su estado de forma ideal de cara al US Open.

Lo más preocupante, es la posibilidad de Federer ir al Masters, y la posibilidad que salga del TOP4 luego del US Open, donde defiende final, teniendo en cuenta que además, en Cincinnati defiende el título. En total Federer expone 2200 puntos (más de un Grand Slam) entre US Open y Cincy. Será muy difícil que el suizo pueda sostener su actual puesto 3 ATP.

Debe recordarse que en los Juegos Olímpicos de RIO, no se darán puntos a la ATP , como si pasó en Londres 2012, como tampoco premios en efectivo. Estas dos razones, son las que al parecer, han llevado a tenistas como Thiem, Kyrgios, Tomic y Feliciano López a no jugar en RIO y ceder su cupo de representación, el cuál obtuvieron los primeros 56 tenistas del ranking ATP al 6 de junio de 2016, luego de Roland Garros,

Así las cosas, no se vienen meses fáciles para Federer. Por compromisos con torneos ATP donde firmó para acordar su presencia, hay certeza que Federer jugará hasta finales de 2017.  Sin embargo, ello no esta garantizado: las lesiones de Federer se hacen cada vez más frecuentes, a lo que se suma, el crecimiento de sus hijos y una mayor resistencia a disputar giras largas, alejadas de Suiza. Cabe señalar además, que las hijas mayores de Federer asisten desde el año pasado a la Escuela, cuyo ingreso se hace en julio, lo cuál también condiciona la presencia de Federer en torneos ATP en esta parte del año.

No puede negarse que los años no vienen sólos. La condición física de Federer limita mucho hoy su desempeño en Grand Slam, partidos de 5 sets, hace lenta su recuperación  y lo hace mpás vulnerable a bajas de última hora.

El 1 ATP de 2016 se reduce a Djokovic y Murray. Los demás, buscan terminar en el top4, y ganar los torneos que Murray y Djokovic no disputen, o donde tengan un mal desempeño. Además, la nueva generación de jugadores, empuja muy fuerte. Thiem con sólo 23 años ha ganado 4 títulos en las tres superficies, así como Raonic lleva ya dos semis de grand slam en 2016.

¿Que esperar de Federer? Contando siempre con el apoyo quienes le admiramos, ser realistas, y ajustar objetivos de su carrera a su condición física con 35 años a cuestas. Pretender ganar el oro olímpico ya no parece tan alcanzable, no por el tenis, que Federer siempre lo ha tenido, sino por la falta de rodaje en Hard. Ganar el US Open se ve aun más lejano, con la condición física superlativa de Djokovic y Murray,

El oro olímpico en singles, es el único título grande que Federer no tiene. La plata en Londrés fue lo más cerca que estuvo, Por ahora, sólo resta apoyar a Roger  Federer, disfrutar lo que son sus últimas días en el circuito, y confiar que sus lesiones en rodilla izquierda y espalda, den señales de estar bajo control, no le produzcan una nueva baja en un torneo importante. Como objetivos, se puede pensar hoy en que Federer busque su octavo título de Basel, y que esté en el Torneo de Maestros, Objetivos que sean razonables con la condición física de Federer

Los dejo con el video de quizá el más importante triunfo de Federer en juegos olímpicos: su  triunfo en las semifinales de Londres 2012, luego de 4 horas y media de juego (partido más largo jugado hasta el momento en la historia del tenis olímpico) ante el Ex-Top 10 ATP y ganador del US Open 2009, el argentino Juan Martín Del Potro.

Feliz semana para todos y hasta pronto


Romel Rodríguez




martes, 19 de julio de 2016

Roger Federer no disputará el Masters 1000 de Toronto (Canadá).

Roger Federer ha comunicado en la tarde del martes a través de su cuenta de Facebook, que no disputará el Masters 1000 de Toronto (Canadá).

El suizo en principio iba a jugar este torneo para coger ritmo de cara a los Juegos Olímpicos de Río, pero ha decidido renunciar al torneo canadiense alegando que necesita más tiempo de recuperación tras la disputa de Wimbledon, por lo que reaparecerá en la cita olímpica sin jugar ningún torneo previo sobre pista dura.

En semifinales de Wimbledon, Roger acabó tocado de su rodilla, por lo que son muchos los rumores sobre el estado de salud del suizo, aunque en dias anteriores su mánager confirmó que tras las pruebas médicas realizadas, Roger no había sufrido ningún daño y todo estaba bien, pero no sabemos más detalles sobre ello.

Roger tendrá una semana más de descanso y como dije al principio de la nota, volverá a las pistas dentro de tres semanas, donde intentará lograr la medalla de oro en singles, único objetivo que le falta en su brillante palmarés.